martes, 9 de junio de 2015

CUANDO ENTRO EN UNA TIENDA...

¡No puedo evitarlo! Cada vez que, paseo por una calle, visito un lugar nuevo... Cualquier establecimiento, una feria o rastrillo, la casa de un amigo/a... Salgo siempre con los sentidos bien alerta, en busca de "Detalles" que me inspiren y que pueda llevarme conmigo hasta mi propia casa...

No, no os alarméis, no estoy confesando ser la ladrona de detalles más  buscada del mundo... Los detalles viajan conmigo, a buen recaudo en mi cabeza, y a veces lentamente, a veces atropelladamente, van tomando forma... Algunos son descartados por resultar erróneas perspectivas de la realidad, otros, porque su belleza no hace buenas migas con el resto de los habitantes de mi vivienda... Otros... Simplemente por resultar tremendamente descabellados... Pero me quedo siempre con la ilusión que siento al disfrutar del placer de dejar que estos detalles se diluyan lentamente o que acaben materializándose, eso sí, siempre a base de esfuerzo.

No importa que la decoración de estos lugares, no se ajuste 100% a mi estilo, soy de las que piensan que cuando menos te lo esperas, el encanto sale al paso y te muestra su versión más agradecida... 

En el caso de las tiendas de decoración a veces me muestro un tanto selectiva... Mi conciencia tiende a agruparlas en tres categorías...

- Aquellas que visito unicamente desde la calle porque a simple vista tengo claro que en su interior "no hay nada que me espere"

- Aquellas en las que, a pesar de que, lo que veo desde el exterior no me convence, decido entrar, porque sospecho que puede guardar tesoros interesantes "de los que puedo sacar mucho partido"

- Aquellas en las que dudo si entrar, pero lo estoy desando, porque se ya de antemano que ¡todo me va a encantar! y que cada detalle, generará en mi una explosión de sensaciones al mismo tiempo que un punto de mala conciencia, por no verme capaz de frenar mi instinto caprichoso, o no poder permitirme ese objeto, que desde el momento que veo, ¡ya es mío!... 

Desde mi punto de vista, de estas últimas, saldrán los elementos decorativos que cimentarán las bases de un ambiente con estilo y calidad del que difícilmente nos cansaremos...

Y este fin de semana... He descubierto Al Alba Interiorismo...















Fotografías: Cosas de Palmichula


Y viendo las fotografías ¿os podéis hacer una idea de en qué categoría he clasificado este interesante negocio dedicado a la venta de elementos decorativos y al diseño de interiores?...

Ubicada en la localidad Alicantina de Torrevieja, Al Alba Interiorismo nos ha cautivado con una selección exquisita de detalles, complementos y tejidos escogidos con mimo y un ambiente cuidado en sus tiendas, que deja en evidencia la base de su servicio de interiorismo... ¡Ahhh! y por esta vez nos hemos permitido algún que otro caprichito que esperamos enseñaros pronto... Como Detalle a destacar, de cara a la llegada del verano, la posibilidad de elegir entre una amplia variedad de elementos marinos para decorar tú jardín o terraza...

Y después de tamaña ración de vista... Queremos conocer vuestra opinión...


¿QUE OS HACE DECIDIROS 
POR ENTRAR A UNA TIENDA DE DECORACIÓN? 

¿CUAL ES VUESTRO PARTICULAR CRITERIO 
DE SELECCIÓN DE COMERCIOS DE ESTE TIPO?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por dejar tu comentario, tus aportaciones y opiniones son muy valiosas para mí.