lunes, 14 de marzo de 2016

GRANDES PUERTAS Y UN GATO NEGRO...

Por más que echo la vista atrás, no logro recordar cuando nació mi afición por las puertas... Creo que debe remontarse a una vida anterior, cuando yo era un hermoso gato negro de pelo brillante que se acicalaba al sol frente a una enorme de color ROJO INGLÉS, de esas, por las que todas las tardes entraban las mulas y los carros en una gran casa de labranza, allá por la Provenza...


Os lo creáis o no, el caso es que, hoy por hoy, ando por la calle sin mirar por donde piso, fotografiando cualquier puerta que se pone a tiro de piedra y que tiene algo que nunca mejor dicho me llama... 



Mis preferidas, son sin duda, las que a pesar de los años, han sabido conservar intacta su esencia y que gozan el privilegio de haber sido usadas como lienzo por los mejores artesanos... Y entre labrados, forjas y cuarterones se siguen abriendo un hueco en los barrios de posibles de las grandes ciudades, tocadas por la mano dorada del pomo más exquisito y el llamador más caprichoso...


También me quedo con las que ponen la guinda a una fachada pastel con un blanco inmaculado o que destacan el conjunto con un intensísimo AZUL COBALTO un elegante VERDE CARRUAJE o un exótico TURQUESA...







Fuente Fotografías Anteriores: Eye Poetry


Hace unos días, el blog de fotografía EYE POETRY, al que pertenecen todas las imágenes anteriores, despertó mis ganas de buscar más tesoros escondidos en mis próximas incursiones y de hacer una búsqueda intensiva entre mis viejas fotografías... Así que hoy, entre recuerdos y bambalinas os dejo con una parte del escenario de mi vida durante los últimos años... Hoy, sin dudarlo... 
¡Nos quedamos en la puerta! 

¡FELIZ SEMANA! 













Fotografías: Cosas de Palmichula

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por dejar tu comentario, tus aportaciones y opiniones son muy valiosas para mí.